21 diciembre, 2006

Guerra de dos mundos

Cabe aclarar, sobre el diálogo que viene a continuación, que fue real y que ambas personas existen. Leanlo completo (parece largo pero se lee muy rápido) porque estamos frente a una ¿utopía?
(Los nicknames de ambos personajes han sido modificados para preservar su vida en este world)

Coca Sarli: ¿Cómo va?

Tony Soprano: Bien, todo tranquilo.
Coca: Bueno, me alegro. ¿Con cuál amigo comiste o de qué grupo?
Tony: Un amigo de la facultad.
Coca: Ah. ¿Por qué tenés la foto de los simpsons?
Tony: Una broma para un amigo.
Coca: ¿Por qué? ¿Puedo saber?
Tony: Nada, porque el otro día nos juntamos algunos a tomar algo, viste qué divertido???
Coca: Ah. ¿Eran del cole?
Tony: No. Por favor, no tiene la más mínima importancia.
Coca: Quería saber porque tal vez era divertido. ¿Te fuiste tarde del laburo?
Tony: No, tipo 18.30.
Coca: ¿Seguís leyendo el mismo libro?
Tony: No me acuerdo cuál te dije.
Coca: El del ateísmo o algo así. ¿Ya resolviste los días que te vas de vacaciones?
Tony: El libro lo terminé y no, no definí nada de las vacaciones todavía. (me cuesta entender que te interese todo eso!!!) No me entra en la cabeza!!!
Coca: No entiendo por qué.
Tony: Porque es completamente irrelevante.
Coca: ¿Qué es lo irrelevante?
Tony: Que me preguntes a qué hora salí del trabajo, ni siquiera yo me fijo a qué hora salgo.
Coca: Te pregunté si te fuiste temprano porque tal vez tenías mucho trabajo, se te complicó el día o algo, y tal vez te podrías haber ido directo a comer. Sorry no te pregunto más a qué hora te fuiste. Pero en realidad es para saber cómo te fue si tuviste un día fatal o no.
Tony: Pero podés preguntar qué tal tu día en el laburo y dentro de todo es una pregunta que más o menos vale la pena hacer. Pero preguntar a qué hora uno se fue carece de relevancia y sentido.
Coca: Sí, en realidad tenés razón. En realidad tiene otro sentido, el que ya te expliqué. Bueno, entonces ¿Qué tal tu día de trabajo?
Tony: Normal.
Coca: ¿Qué tal? ¿Cómo te fue en la comida? Bueno venís bastante tranqui en el work.
Tony: Bien. Qué sé yo, normal, comimos, charlamos, etc etc.
Coca: Bueno, se pusieron al día. Está bueno.
Tony: No, nos vemos seguido.
Coca: Sí, a mí me pasa con mi amiga de la facu que si pasa una semana sin vernos hay varias novedades. Entonces tratamos de ponernos al día casi toda la semana
Tony: Bueno, mi vida no es tan divertida. O al menos, bueno, no tengo novedades que merezcan ser contadas.
Coca: Es cuestión de hacer divertidas las cosas que pasan todos los días. A mí siempre me pasan cosas ya ves, una vez en pedo y me fisure.
Tony: Si no son divertidas no se puede hacerlas divertidas, implicaría deformar o mentir.
Coca: No hablo de deformar o mentir, pero reírse de las cosas que le pasan a uno me parece divertido, aprender a reírse de uno mismo. Por Ej: de mi pierna de palo ahora.
Tony: Sí, tenés suerte de que te fisuraste la pierna, si no no sé de qué podrías haberte reído. De... la misa? De... un expediente? De... un almuerzo? La vida no es así.
Coca: De la misa no, ojo con este tema. De ver un expediente sí, porque me quedo charlando con la gente de la mesa y nos reímos.
Tony: Sí, qué sé yo, supongo que uno puede inventarse una vida divertida si tiene ganas.
Coca: De la vida también me río, imaginate rompí las pelotas con el recital de Diego Torres y, en que terminó? Que no voy a poder saltar y sabes que me río. ¿Qué vos no tenes ganas de reírte?Lo que pasa es que yo aprendí a reírme de las cosas chiquitas, de las cosas diarias. Yo no me invento nada, trato de reírme de lo que me pasa.
Tony: Bueno, te reís de las cosas cotidianas, qué es eso? Lo cotidiando es rutina, es insustancial. Reírse de eso sin humor es un despropósito.
Coca: Para vos sera así. Pero aprendí que riendo de las cosas cotidianas es mucho mejor, opinamos distinto. Soy loca, lo sé.
Tony: Reite de un chiste, no de que el bondi llega tarde o cosas por el estilo. Tengo que reconocer que algunos días me volvés completamente loco. No jodas con eso, es cualquiera. Sos una persona común y corriente como todo el mundo, como yo, como todos. De última llamalo exceso de simpatía, pero la locura es una patología seria.
Coca: Es mi tendencia como me dicen mis amigas que a mi me pasan las cosas mas insólitas. Alguna vez te enteraste de que alguien se ponga en pedo y se fisure un pie y termine con el walker?. Cada uno de mi flia que se enteró no paró de descostillarse de la risa, mis amigos también, y yo más.
Tony: Me enteré de gente que se puso en pedo y murió, no me sorprende para nada una fisura. Qué querés que le haga, no me resulta gracioso. Te pusiste en pedo, perdiste la coordinación y te fisuraste, es simplísimo. Inclusive obedece a leyes físicas.
Coca: Bueno sos el único que opina así.
Tony: Me imagino.
Coca: Sí, imaginate. Bueno tal vez vos te tenés que reír de cosas distintas que las que yo me puedo reír.
Tony: No creo que podrías estar rodeada de gente que no pensara lo mismo sobre lo fantástico del aburrimiento cotidiano. Me vas a volver loco, reite de eso!
Coca: En conclusión. ¿Vos de qué te reís? ¿Cuál fue la última vez que te reíste?
Tony: Me dan risa las cosas que son graciosas, no todo en la vida es gracioso. De hecho gran parte de las cosas no lo son. Ay Coca, no me podés hacer una pregunta así. Sorry pero es una pregunta estúpida. No recuerdo cuándo me reí por última vez!!!!!!!!!!!!!! Yo qué sé, mientras comíamos hoy obviamente. Pero lo que te aseguro es que no fue cuando mi amigo me comentó que se le había colgado la máquina en el laburo, ponele.
Coca: Yo me podría reír de que justo no guarde los cambios en el documento y tengo que empezar todo de nuevo.
Tony: Eso NO es gracioso. No, hasta un esquimal te diría que no tiene sentido reirse de una cosa así.
Coca: Decile al esquimal que aprenda a reirse de las pequeñas cosas y lo va a pasar mucho mejor.
Tony: A ver, y POR FAVOR cortemos con este tema porque es completamente absurdo: no llevo un recuento de las veces en las que me río y las razones; lo que intento hacerte comprender -y espero tener éxito en este nuevo intento- es que simplemente no me hacen reír las boludeces del día a día, los detalles, los puntillismos burocráticos del laburo, etc, etc. Ni la gente que se fisura ni cosa por el estilo.
Coca: Opinamos distinto.
Tony: Si está tan claro, ¿Por qué te esforzás tanto en seguir?
Coca: A veces siento que te hablo de algo y me cortás la charla, voy por otro tema y lo mismo y así sucesivamente. Ya no sé qué hablarte. Porque no me das pie a seguir una conversación.
Tony: Esa manera puntual que tenés de interpretar la existencia creeme que me deja absolutamente perplejo. Es que no merece la pena una conversación así, esa es la ENORME diferencia. Que no me divierte ni me interesa tanto que vos me cuentes los detalles ni que vos quieras conocer los míos.
Coca: Bueno, ¿de qué querés hablar?
Tony: No sé, a veces es bueno hablar cuando alguien tiene algo interesante para decir!!! Si no para qué vas a hablar? Para repetir todo el día lo mismo? Nos terminaríamos aburriendo horrores.
Coca: La verdad es que sos la única persona que conozco así. Sos raro la verdad.
Tony: Bueno, lo mismo pienso de ti, ahí te das cuenta que realmente es una casualidad absoluta que nos hayamos cruzado en la vida! Si yo le empiezo a preguntar a un amigo a qué hora salió de laburar y qué almorzó, me preguntaría si me siento bien.
Coca: Tu grupo de amigos es raro como vos. O vos en el fondo no querés que nadie te conozca.
Tony: Coca, vos no te das una idea de lo rara que me parecés. No creo que te relaciones con gente a la cual no le importa tanto lo cotidiano, el detallito. Coca, saber a qué hora la gente sale de laburar no es conocer a nadie. Y no es sólo eso, es TODO lo demás. Con quién comiste, qué comiste, qué viste, qué escuchaste, a dónde fuiste, qué compraste, a qué hora te dormiste, cuándo te despertarse, qué bondi tomaste, cuántas cosas compraste, cuánto pagaste, a quién saludaste, cuándo volviste y TODO lo demás. Si te ponés a mirar ninguna de esas preguntas sirve para nada. Jamás un "qué pensás de esto". Esa sola pregunta ya vale la pena.
Coca: Qué te compraste es parte de saber el gusto del otro.
Tony: No analices pregunta por pregunta, es a la actitud a donde apunto.
Coca: De política no te voy a hablar porque laburás todo el día de eso, cuando te pregunté cómo andaba tu vieja, qué pensabas de eso, mucho no me contestaste.
Tony: "Cómo anda tu vieja" es una pregunta que entra en el grupo de todas las demás, es igual a que me preguntes "qué hora es". Te contesto bien/mal/más o menos y ahí se agota el tema. Punto. ¿Pero qué esperás que te conteste? Me dejás perplejo!! Me preguntás cómo está y te contesto "bien, ahí anda, mejor por esto y lo otro", ¿qué respuesta esperabas?
Coca: Sorry es que estoy acostumbrada a hablar con gente más abierta que cuenta más las cosas y deja que una llegue
Tony: jajaja, llegar a DÓNDE, a QUÉ?
Coca: Llegar al fondo de la otra persona
Tony: ¿Cómo podés conocer a una persona con preguntas que tranquilamente podés hacerle al carnicero?
Coca: Porque para mí conociendo lo más chiquito y detalles llegas a conocer más en profundidad a la otra persona.
Tony: Estoy en COMPLETO desacuerdo con eso. Conociendo los detalles de una persona sólo conocés los detalles de una persona.
Coca: Vos sabes de tus amigos qué comida prefieren, cuánto calzan o qué color es el preferido, yo creo que eso es parte de conocer completamente a la otra persona.
Tony: No puedo creer que me hayas preguntado una cosa así. Obvio que no sé cuánto calzan, qué tipo de pregunta es esa? Tus amigos viven todos juntos en una comuna socialista o una cosa así?
Coca: No vivimos todas juntas. Pero sí sabemos desde los detalles hasta lo más profundo porque queremos conocer a la otra persona.
Tony: O sea que saber cuánto calzan te da más o menos una idea de, ponele, qué opinan sobre la eutanasia? o es que lo que opinan sobre ese tema es igual de importante que cuánto calzan? Sí, sería más práctico que borraras las boludeces y te centraras en lo importante!!! No sé cómo te entra todo eso en la cabeza.
Coca: Nos centramos en lo importante también y no me ofendas porque no me centro en boludeces nada más.
Tony: La milanesa de pollo, el talle 39, el grupo sanguíneo y la opinión sobre la muerte. No sé cómo no se te mezcla todo. Bueno, a mí me vas a sacar algo profundo cuando me lo preguntes, mi talle no te va a servir demasiado.
Coca: Si pero si me dejas llegar y no me cortás la conversación.
Tony: Nunca me preguntaste algo que valiese la pena, no me eches la culpa. Capaz tu método del detalle no funcione tan bien como creías.
Coca: Con vos el único.
Tony: Bueno, entonces realmente no sé qué tipo de pensamientos profundos tendrán tus amigos si aplicás ese método deductivo.
Coca: Mirá no es método deductivo y con mis amigos hablamos de muchas cosas importantes eso te lo afirmo. Vos tendrás una forma de ser muy distinta a la mía.
Tony: Claro que sí. Y me animaría a decir que gracias a Dios, para los dos. Porque evidentemente vos no soportarías estar de este lado, de la misma manera que yo no aguantaría estar del tuyo. No sé si hay una razón pero lo cierto es que es así.
Coca: No sé qué preguntas te vendrían bien a vos.
Tony: No te parece que ya llevamos bastante tiempo con tu sistema de preguntas como para creer que realmente funciona? Porque siempre que me preguntás qué comí te contesto qué comí, y cuando me preguntás qué leo te contesto qué leo, y cuando me preguntás a qué hora llegué te contesto a qué hora llegue. No creo que con esa profundidad tenga chances de funcionar. De qué te sirve saber qué como TODOS los días? qué conclusión profundísima sacás de eso?
Coca: Lo de la comida, y si un día te digo de ir a comer ya se para que restaurante rumbear.
Tony: Lo único que podés sacar de eso es cuán antes o después voy a morir; después de eso, nada. Y si lo que querés es invitarme a comer, por qué no me lo preguntás esa vez y no todos los días? No me parece muy práctico. Podés lograr que la persona se canse.
Coca: Si se cansa que se canse. Nadie se cansó hasta el momento.
Tony: No es esa pregunta puntualmente, es la idea de preguntar todo lo mínimo, no te centres en los ejemplos. Supongo que nadie se cansó porque deben estar todo el día preguntándose lo mismo entre ustedes, así obviamente que nadie se cansa. Por las dudas se preguntan TODO. No vaya a ser que alguna cosa quede afuera, por ejemplo si el café era común o cortado.
Coca: No es eso sólo lo que hablamos te lo aviso, hablamos de cosas así, de pensamientos y de sentimientos. Que por suerte podemos y sabemos expresarlos. No analices tanto las cosas, no fue una ironía. Sacate el papel de analizador.
Tony: Claro, tal vez mi problema sea ese, que analizo mucho las cosas. Y supongo que tu problema es el anti-análisis.
Coca: Yo analizo mucho de hecho me analizo mucho porque hago terapia.
Tony: Una cosa es que te analicen y otra cosa es analizar las cosas. Lo único que tienen en común es la palabra, que para peor están en dos contextos completamente diferentes. Supongo que eso último que te dije es "analizar" todo demasiado, pero no puedo cruzarme de brazos cuando alguien dice algo así.
Coca: A mí me enseñaron a analizarme a mí misma. Bueno basta sigamos mañana con el tema dale?
Tony: Sí, pero se olvidaron de enseñarte a analizar todo lo que está fuera tuyo! No, si seguimos mañana te juro que te mato!
Coca: Bueno me voy a dormir.
Tony: Ve. Duerme.
Coca: Te preguntaré mañana qué opinás sobre los artículos de los diarios entonces.
Tony: No sé si sobre los artículos, no me refiero puntualmente a que agarres el diario y te pongas a preguntar. Eso es básicamente igual que todo lo otro. SOBRE TODO si lo hacés todos los días.
Coca: El diario lo agarro todos los días y lo leo.
Tony: Oki, bye!

4 comentarios:

C dijo...

Y.. que se yo.. viste lo que dicen de los opuestos..

(espero haber entendido bien el post)

Ah y yo comparto con Coca, esos detalles `boludos´son precisamente los que hacen especiales a las personas y nos diferencian del resto. Así que sí, son importantes..
Y claro que hay que reírse de lo cotidiano, y de todo lo que se nos ocurra... no creo que haya cosas divertidas per se.

sara dijo...

uy, yo pienso al revés....para mí no sirve de nada conocer los detalles.... de nuevo, dos mundos. Y tampoco lo cotidiano me hace gracia.....lo que se sale de lo cotidiano, eso sí.

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Coincido con Sara.

Mas allá de que te guste o no saber detalles, no se puede ser una máquina de preguntar cosas y encima, no entender nada!

Saludos, Girls.

Mildisculpas dijo...

Mmmmm... más allá de las opiniones sobre una postura u otra, creo que nadie puede ser TAN estereotipadamente rígido. Opino (sin conocer) que más bien los dos se cargaron un personaje al hombro, como ese tipo que hace de "malo" en el jurado de Tinelli. Una vez metido cada uno en su personaje, la conversación se puso interesante, pero no creo que ninguno piense tan cerradamente así.

Digo -de pronto- me parece.