03 enero, 2007

La Meseta (2007)

Desde hace un largo tiempo que considero, ésta, la peor parte de todo lo que trae el fin de año, el nuevo año, las fiestas y toda la vorágine final de diciembre.
Sí, se que están los balances (que algunos hacen), el pasar las fiestas con éstos o aquellos (o solos), la comida, la bebida, la locura, la gente, el final del mes, el estres, el calor, las compras, las ventas, los cierres, los duelos, los comienzos, los pies derechos, y bla bla bla.
Pero nada de eso es lo que me perturba.
Es la, muy conocida por mí, meseta.
¿De qué se trata?
Se trata de "eso" que viene luego de todo lo mencionado más arriba. Todo lo que viene cuando ya pasaron las fiestas, cuando ya se bebió de todo, cuando ya nos saludamos (o peleamos) con los "seres queridos" (y no tan queridos), cuando ya regalamos, cuando ya cambiamos los regalos, cuando ya nos reventamos, cuando se terminó el año, y cuando ya pasaron algunos días del nuevo año.
No nos cambió la vida, amigos. Nos despertamos y seguimos siendo los mismos, seguimos estando (anímicamente) igual que cómo estabamos el año pasado (osea, hace 4 días), lucimos igual (o peor si es que nuestro hígado está en llamas), tenemos a la misma gente cerca y (lo peor) a la misma gente lejos, somos los mismos y nuestra vida SIGUE igual.
Esta es la meseta.
Ya pasó todo, ya estamos dentro de este 2007 y nada ha cambiado.
El balance fue sin sentido, las promesas fueron totalmente vanas, todo el dinero gastado no vuelve (lo perdimos), y todo lo que no hicimos durante el 2006, tampoco lo hicimos en estos días.
Esto de creerse que cuando cambia el numerito trasero de la famosa cifra de cuatro dígitos, nos cambia algo, es una verdadera soncera.
Y creanme, lo es.

PD: Y lo peor es, que lo mío sigue. Como si fuera poco, la próxima semana me toca cumplir un año más. Evidentemente, el 2007, no me trajo nada nuevo.

11 comentarios:

El Redentor dijo...

Coincido en todo. Y agrego: creo que la meseta se vuelve más real cuando uno está los primeros días del "nuevo" año laburando en una puta oficina.
Salud!

Z... dijo...

es inevitable: toda condición abre paso a su opuesta. a la euforia sigue el vacío.
pero no es cierto que el 2007 no te traerá nada nuevo: la semana próxima te cambia el último dígito de tu vida. y ya ves, lucy: renegamos del tiempo, pero nos es imprescindible.
Salud y pesetas. Buen año, para el que ya empezó oficialmente, y, muy especialmente para el que empieza next week para vos sola (soy de las que creen que los años nuevos empiezan con los cumpleaños).
Cheer up!

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Que positiva, Z!!
Bueno, lindo comentario pero me temo que después del 9, voy subir un post muy parecido al que subí hoy.
Ojalá que no, pero siempre es la misma historia.

Cheer Up! (of course!)

Z... dijo...

no, lucy. yo no soy precisamente positiva. simplemente me rindo ante lo inevitable... y serán mil posts de esos, pero no cuentan, porque esos son todos iguales.
me quedo con los del medio ;) (no los olvide, lucy)
brindis número 2856586

S dijo...

Lucy, debo decirle que coincido con usted. Maldita meseta. Igualmente, en mi caso personal, la meseta viene desde un rato antes, allá por el 2006.
Me acaba de pasar algo espantoso: se me desconfiguro el maldito teclado!!!
Perdon pero debo irme
YA terminare lo que he empezado
Saludos

Lucy in the sky with diamonds dijo...

S: Espero con gusto lo que empezó porque me interesa.
No creas que mi meseta viene desde el comienzo de año... Solo que ese cambio de número a veces, resulta mágico para la "gente", por eso el post.
Lo mío va de pozo a mesete. Imagínese.

S dijo...

Bueno lucy, entonces estar en una meseta es mejor, implica que ha subido desde el pozo. Y entonces, probablemente sea sólo un estadío hasta llegar arriba.
Saludos.

C dijo...

noo, estar es una meseta es un garrón. Y ahí gano eh? mi meseta viene desde a.c.

FiLi dijo...

odio los finales.
amo los comienzos.

El Redentor dijo...

Yo odio todo menos el helado. (¿esto va acá?)

Dolly dijo...

Estimada Lucy: debo confesar que tenía pensada una extensa serie de cursilerías y lugares comunes con respecto al post, pero por fortuna a veces también existe la autocensura y preferiré resumir mis pensamientos con la frase del sublime final del capítulo de Sex and the city que termino de ver: "La vida es demasiado corta". Podría tomarse para el lado del bajón, pero imagino que ud. sabe que no se lo digo en ese sentido. Vivir vale la pena, estimada. Aún en tiempos de meseta.