29 noviembre, 2006

Yendo por Rocamora

Desde hace 1 año aproximadamente que no camino por el pasaje/calle Rocamora. En realidad, no es una calle por la que sí o sí tenga que pasar pero cada tanto, es una de las opciones en el momento de elegir el camino a tomar. No la elijo, por supuesto. Ringo vivía (y vive) en la calle Rocamora.
El viernes pasado, un amigo muy querido, tocaba en "La casa del Elefante". Para quienes no conocen, es un lugar que es un PH pero que se usa para que toque gente. Tiene una onda muy "Freak-Lounge". Como si estuvieses en tu casa pero no. La idea no está mal. En realidad no sé si la idea está bien o mal, lo que sí se es que de un tiempo a esta parte todo eso se "RE"- usa y a todos nos empieza a gustar un poquito que sea "re loco", "re lounge", "re ambient" o "re-algo".
Yo estaba contenta porque me sentía un poco hippie y, dentro mío, siempre lo sigo siendo. Me ví sentada en posición hippie, fumando cual hippie años 60 y alucinando como en aquellas épocas.
Volviendo al tema Rocamora, la mencionada "Casa del Elefante" está situada en dicha calle. Para ser precisa, en la MISMA cuadra dónde está la casa de Ringo y de la MISMA mano. (la impar)
Cuando leí la dirección en el flyer, me subió un puñetazo de resentimiento y angustia añeja que me hizo sentir por pequeños segundos tan desdichada como en aquellos últimos meses en los que nos ocupamos (con Ringo) de hacer de nuestra relación de amor, una masacre.
Meses evadiendo o salteando esa calle, cambiando los caminos para no pasar por ahí y ahora, tenía que ir a un evento en la mismísima cuadra. Fuck.
Opté por no pensar about this y esperar que llegue el viernes y en el momento decidir qué quería hacer. Llegó el viernes, y llegó ese momento y decidí y fuí a la "Casa del Elefante".
Llegué a la esquina y me dí cuenta que ENCIMA había que pasar por la puerta de la casa de Ringo para llegar a la del Elefante. Empecé a caminar y sentí chuchos de frío, se me cerró un poco el pecho y cuando llegué a la puerta de la casa, me detuve.
Sentí una angustia pesada, densa que no tenía que ver con añoranza, ni nostalgia, sino con verme cara a cara con un sitio en donde la última vez que estuve la pasé muy mal. Miré el pasillo (él vive en el PH último, osea que si mirás por la puerta principal (que tiene vidrio) ves la puerta de la casa de él, al fooondooo), y la ví y estaba "esa" luz que siempre deja prendida cuando no está...
... y parada ahí, miré la ventana de la que vive arriba y sentí odio.
En aquel entonces, una tarde (martes) alrededor de las 16 hs, estaba llena de llanto (no había forma de disimular) y con un eminente ataque de pánico (en serio) tocando el timbre 3 para que Ringo me atendiese porque me iba a descomponer en la calle o a morir de amor o algo que aún no logré definir. Tocaba y tocaba y no me atendía (luego supe que él, al mismo tiempo sufría un ataque de presión y lo llevaban al hospital y por eso, no estaba en su casa), yo seguía tocando y bajó la Gorda que vive arriba y me dijo: (abriendo la rejita, a ver si soy peligrosa, che!) "¿No te das cuenta que no te atiende nadie y seguís tocando el timbre? ¿Pasa algo?" (tengan en cuenta: yo empapada por el llanto, pálida y por desmayarme), le respondí: "Sí, pasa algo y es urgente", y me dijo: "Bueno, pero dejá de tocar timbre y pedile ayuda a otra persona". Terminó de decir eso, me dí vuelta y ví al chico de la pizzería de enfrente (que me conocía) y me caí redonda.
(Luego supe que la Gorda cerró la reja de un portazo y se fue a su casa, y que el muchacho de la pizzería vino a socorrerme como también lo hicieron otras personas y me recuperé en el Hospital Alemán)
Por suerte esto para mí ya es anecdótico pero era necesario traerlo para armar la escenografía a la que me estaba exponiendo. Luego de recordar rápidamente todo eso, escupí la puerta esa y me fui a la casa del Elefante. La pasé muy bien. Salí, y otra vez, tenía que pasar por ahí.
Eran las 2:34 a.m. y salí de la Elephant's House, estaba bastante colgada y me hice un poco la canchera porque ya había afrontado la situación "Rocamora, Parte 1" y se venía la Parte 2.
Nuevamente en la puerta de esa fucking casa, toqué timbre (el número 3) e hice "Ring-Raje". Volví y también toqué el 4 (el de la Gorda) y "Ring-Raje al cuadrado".
Llegué a mi hogar dulce hogar, cerré la puerta, me apoyé de espaldas sobre ella y pensé: "Etapa superada, Lucy".

7 comentarios:

Dolly dijo...

Lucyyyyyyyy!!!
Te comprendo tanto.
Felicitaciones dobles: Es más que una etapa superada, porque cerrándola así de bien ya tenés ganada buena parte de la próxima.

Mr. dijo...

Se me mezcla Villa Crespo con Liverpool...

Ashberry dijo...

(ese Mr. era yo, no sé por qué salió así)

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Dolly, qué alegría que me comprendas!! Pensé que no se iba a entender demasiado. Parece que sí. Bien ahí.

Mr (o ashberry: intentás camuflarte para dejar comments? ja, respondiéndole: Está bien que se te mezcle, mas bien es Almagro y Liverpool, así funciona en mi cabeza también, asi que despreocupate. :) CHeers!

Z... dijo...

ah, qué satisfacción! la escupida, y el ring raje
si te digo que me hiciste reir, no te voy a sorprender.
muy lucy

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Z:
¿Pero te sorprendí bien o mal?

Creo que si te hice reír, estuvo bien. Si al menos, sirvió para eso mi impulso cuasi-infantil, no está nada mal.

R dijo...

Flaca, contame como haces para tomarte las cosas con esa filosofia. Excelente